Día: 1 febrero, 2019

El Refugio de Viadós y el párroco José María Cabrero, Premios Cruz de Sobrarbe

Nota de prensa.

  • La entrega de los premios se adelanta al sábado por la tarde, a las 17:00 horas en la Iglesia de Santa María de Aínsa.

AÍNSA (31 enero 2019).-En su quinta edición, la entrega de los Premios Cruz de Sobrarbe se adelanta al sábado por la tarde, en lugar de celebrarse el primer domingo de febrero, día de la Ferieta. La Iglesia de Santa María de Aínsa acogerá a las 17:00 horas este acto, en el que los galardonados de este año son el Refugio de Viadós y el párroco José María Cabrero, conocido por sus amigos como “el cura Cabrero”.

El Refugio de Viadós, dirigido por Joaquín Cazcarra y Cristina Zueras, atesora una historia de 61 años, desde que los padres de su actual propietario abrieran las puertas de este refugio de montaña perteneciente al municipio de Gistaín. Viadós goza de un estratégico enclave, rodeado de cumbres de más de 3.000 metros. Durante décadas ha atraído a un sinfín de montañeros que, gracias al buen talante de Joaquín y Cristina, han encontrado allí un hogar.

El trabajo inicial de Joaquín Cazcarra y Ascensión Ballarín, acometido a principios de los 50 del siglo XX, tuvo su continuidad con su hijo Joaquín Cazcarra y su mujer, Cristina Zueras, merecedores de este premio. Joaquín, que desde los 8 años ha vivido todo el proceso de construcción y explotación del refugio valora este premio que les concede la gente de su tierra. El relevo está garantizado con su hija Elena.

Otro de los premiados es el párroco José María Cabrero, titular del Arcipestrazgo de Somontano-Sobrarbe, comarca esta última es la que ejerce el sacerdocio en los pueblos de la zona de Guara (Arcusa, Almazorre, Lecina, Betorz, Hospitaled, Bárcabo, Eripol, Castellazo, Santa María de Buil, Paúles, Santa María de la Nuez, Sarsa de Surta o Morcat, entre otros).

A su labor religiosa hay que sumar su talante para impulsar la recuperación de buena parte del patrimonio altoaragonés, tanto en lo referente al mantenimiento y a la reconstrucción de iglesias y ermitas, como en lo relacionado con la recuperación de romerías o fiestas religiosas caídas en el olvido. Con su ilusión ha contagiado e involucrado en sus proyectos a los vecinos de estos pueblos, entre los que ha tendido puentes porque José María Cabreo es un párroco de todos y para todos.

Representantes de ayuntamientos de Sobrarbe y Ribagorza visitaron Torreciudad

Nota de prensa.

Jornada de Puertas Abiertas con alcaldes de la Ribagorza y Sobrarbe

Torreciudad (Huesca), 13.- Varios alcaldes de las comarcas de la Ribagorza y el Sobrarbe han participado hoy en una Jornada de Puertas Abiertas celebrada en el santuario de Torreciudad: Ángel Vidal, alcalde de Secastilla (municipio en el que se ubica el santuario), Maite Bardají de La Puebla de Castro, José Antonio Lagüéns de Graus, Joaquín Montanuy de Isábena, Enrique Pueyo de Aínsa y José María Ariño del valle de Lierp. También han asistido Mª Ángeles Gracia, de la Asociación de Empresarios de la Ribagorza, y Mercedes Lanau de la Oficina de Turismo de Aínsa.

Tras la bienvenida del rector el grupo ha realizado una visita guiada por los distintos departamentos en los que se organiza la acogida de peregrinos: Oficina de Turismo, mantenimiento, atención del culto, visitas guiadas, servicios para los centros de formación… Durante el recorrido han conocido la ubicación del futuro Centro de Visitantes, un nuevo espacio proyectado para ofrecer al visitante información sobre Torreciudad con modernos sistemas digitales basados en experiencias sensoriales interactivas.

Después han asistido a la presentación del Proyecto Torreciudad, un plan de renovación iniciado el año pasado que tiene como objetivo adecuar el santuario a las nuevas necesidades de visitantes y peregrinos. Se ha subrayado el arraigo multisecular en el territorio de la devoción a la Virgen de Torreciudad y la vocación de servicio del santuario al desarrollo y la formación de los habitantes de la zona.

Tras el almuerzo ha habido un interesante intercambio de impresiones en el que los asistentes han coincidido en poner la unidad de miras y de proyectos como factor esencial para alcanzar acuerdos en beneficio de todos. También se ha puesto en valor la experiencia de renovación que se vive en el santuario como un elemento que ejerce un gran atractivo en muchas personas y favorece las relaciones.

Al finalizar la jornada se han podido concretar ya varios encuentros bilaterales entre el Patronato de Torreciudad y los municipios con el fin de explorar modos de colaboración en proyectos definidos de promoción turística. Los asistentes han recibido una botella de vino, obsequio de la ribagorzana Bodegas Obergo.