El Molino de Guaso, el “centenario” de un molino muy especial

En la ribera de Guaso.
Ayer tuve el placer de visitar un lugar muy especial al que hacía tiempo que quería ir.
Os adelantaré unas pinceladas ya que quiero volver de nuevo, pero con lápiz y papel, escribiendo en condiciones un post sobre ese lugar.
Se trata de la Casa del Molino de Guaso, de Emilia y Juan, donde pudimos ver el esfuerzo que realizan, junto con su amigo Jesús (que no estaba) para poder generar su propia electricidad. Un molino que fue también harinero.

Edificio nuevo del Molino de Guaso. Dentro está todo lo necesario para la producción de electricidad, la turbina, generador, los cuadro de mandos. El agua llega por unos tubos soterrados desde una acequia superior. El agua se recoge por la acequia desde Margudgued.

Nos contaron la historia del molino, desde sus comienzos en la primera década del siglo pasado, su paralización a finales de los sesenta y su recuperación con muchísimo esfuerzo. Sólo el tesón de estas personas ha hecho que el molino esté funcionando.
En sus comienzos hace ya 100 años llevó la luz a 24 núcleos. Muchos pueblos que por aquel entonces no consumían electricidad como ahora, por supuesto, pero que gracias a ella les dejaban depender de los candiles por la noche. Un gran paso para el pirineo.
Además tuvimos la ocasión de ver el banco de semillas, los trabajos con los manzanos, etc. Pero lo mejor de todo fue la hospitalidad, la charradeta con ellos y el conocer que hay cosas por las que luchar y no “reblar”.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *