No te escondas

Allí estabas, escondida, tras el pétalo.
Disfrutando de los primeros calores del mes de Mayo y entonces me viste y decidiste taparte, ocultarte.
Temías que yo te hiciese algo, intentabas pasar inadvertida.
Pero en ese lugar tan bonito nadie puede pasar por alto la belleza.
Te vi tu cabeza y tus antenas y entonces decidí mostrar tus vergüenzas por todo el mundo a través de la red.
(Foto de la Estiba)

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *