Paseando por la city nos llegaron las güellas

Se me ríen cuando digo que Aínsa es una ciudad, pero no lo puedo remediar.
Sé que no lo es, pero entrando por la carretera de Barbastro lo pone bien “clarinete” Aínsa ciudad medieval. Así que el que decidió que así fuese que se lo hubiese pensado antes… je, je.
Ayer (¿¿o fue hace dos días??) escuchamos el sonido de tambores que pensamos que se trataba del ensayo de Semana Santa y de las procesiones (aunque no había cornetas). Después se me pasó por la cabeza que se trataba de la batuka y ya a última hora y antes de ver el rebaño ya pensé en cencerros de vacas u ovejas. Y así fue, al poco pasaron por el cruce y las captamos con los móviles.
Por cierto… ¿cada negra son 100? En este caso creo que no, pero no me queda claro si están porque tienen que estar, o en qué porcentaje o si no vale la pena hacer cábalas.
“Las güellas blancas y negras”, refrán que viene a decir que en el rebaño, ovejas blancas y negras tiene que haber,o algo así.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *