¿Qué ha pasado?

Paseas por Aínsa y al pasar por el parque… vacío. No llueve, el calor ha desaparecido, pero donde suelen verse familias con niños, no están.

Sorprende, hasta que te dicen que han puesto nuevos juegos en el «Parque de las tirolinas» y es que no se llama así, su verdadero nombre es «Parque de los Nabateros (y con b, en aragonés, y como a ellos les gusta que se escriba).

La razón es clara, más espacio para correr, juegos más nuevos y menos peligro. Una muy buena idea.

Pero no se quedará así, me comentan que falta todavía algo, unos aparatos para hacer ejercicio, un arenero y más material para los pequeños.

Print Friendly, PDF & Email