Todas las nabatas no puedieron llegar

Instante antes del descenso de las nabatas desde Laspuña
Dos de las tres nabatas que han surcado el río Cinca desde Laspuña a Aínsa han conseguido llegar a su destino la tercera se ha quedado a escasos dos kilómetros de la salida.
Hoy a las 11:00 de la mañana han salido las tres nabatas de dos “trampos” desde el puente del río Cinca de Laspuña.
Con menos afluencia que años anteriores, debido con seguridad al mal tiempo de ayer y el tiempo revuelto de hoy, se ha congregado gente ya desde antes de la salida, en el almuerzo nabatero. Personas en “la Placha”, así como en el puente, para ver cómo salían las tres “almadias”. Lo han hecho desde el lado derecho del río. La primera de ellas sólo salir ya se ha enganchado y con rapidez la han podido sacar y ha continuado río abajo. Era el presagio de que esa misma nabata no iba a gozar de la suerte que les suele acompañar a estas embarcaciones en casi todos los descensos. Este vigésimo octavo descenso ha sido diferente, la nabata se ha encallado a escasos tres kilómetros, en la zona denominada “La olivera Antón”, cerca de Escalona, conocido paraje para parejas y también de buena pesca. Allí, en una piedra se les ha hecho lo que se denomina “la corbata”, que para los no entendidos es una especie de tijera, la cual ha hecho imposible liberar la embarcación. En estos casos se suele liberar un trampo o tramo y luego el otro, pero una parte de la “nave” se encontraba sumergida casi a un metro y era muy complicada la operación.
El caudal del río aunque no era excesivo en este descenso, si venía mal repartido. Agua que parecía que iba por un lado y luego nada y por otros poca y esa era la salida, según nos ha comentado algún nabatero. Sólo el descenso de ayer en rafting realizado por los nabateros del Sobrarbe ayudó a la segunda nabata y facilitó su navegación por las en ocasiones bravías aguas del Cinca. Ésta no se ha atascado en ningún tramo. Incluso esta segunda embarcación ha intentado ayudar a la primera en la zona embarrancada, pasándoles una soga, pero ha sido imposible su liberación, por lo que se ha dejado allí la nabata y los nabateros la han abandonado, esperando que una bajada del caudal del río ayude a su liberación futura.
La segunda nabata ha llegado a eso de las 13:00 horas a Aínsa, ésta iba con seis nabateros, cinco de ellos del Sobrarbe y uno de la comarca del Gállego. Los integrantes de Sobrarbe que ha conseguido llegar han sido: Félix, Betato, Paco, Rafael y Carlos. Nos han contado que antes de llegar a eso de dos kilómetros Félix ha saltado de la nabata y se ha pegado un “buen baño”, ya que ha creído que chocaba. Ha sido enseguida ayudado de Betato y ha subido. Todo calado con una temperatura heladora, se ha tenido que quitar parte de la ropa y cambiarse nada más llegar a Aínsa.
La tercera nabata también ha conseguido llegar, pero no en condiciones y apariencia normal. La nabata ha llegado a las 15:30 horas, después de engancharse y poder ser soltados sus dos tramos. Luego gracias a un “ramal” los han juntado y han podido llegar como han podido.
El oficio de nabatero no era fácil ni falto de sustos, ahora tampoco es sencillo y prueba de ello ha sido el descenso de este año. Desde sobrarbenses.com les queremos dar la enhorabuena a todos los que han descendido, hayan o no llegado a su destino. También agradecer al público que se ha acercado a ambos puentes, en Laspuña y en Aínsa y a lo largo del descenso, pues a pesar del tiempo han hecho un esfuerzo para animar a nuestros valientes nabateros del Sobrarbe.

Print Friendly, PDF & Email